Qué hacer 4 días en Fez

Desde la primera vez que fui, Marruecos me tiene enamoradita. Ya había hecho un viaje de 10 días en Marruecos, pero Fez no fue una de las ciudades que visité la primera vez que fui. Aprovechando uno de los vuelos baratos que tiene Ryanair, me hice una mini escapada de 4 días a Fez y he consolidado (más incluso) mi amor por Marruecos.

Esto fue lo que nosotros hicimos esos 4 días que pudimos disfrutar de Fez.

Día 1: Llegada y paseo por la Medina

Aterrizamos en Fez sobre las 5 de la tarde del sábado, primero nos tocaba pasar el control de seguridad del aeropuerto. En cuanto salimos del aeropuerto cogimos un taxi (vimos en otros blogs que era la manera más cómoda y rápida de llegar), nos costó 150 dirhams. Habíamos leído lo complicado que era orientarse en la medina de Fez pero la verdad es que llegamos superrápido a nuestro hostel. Nos alojamos en el Riad Verus, y la verdad es que nos encantó, fueron muy simpáticos con nosotros y la decoración y los detalles de este Riad eran alucinantes. Además, tenía terraza con vistas 360 de toda la ciudad. Como quedaba poco para el anochecer, simplemente fuimos a pasear por la Medina y a empezar a familiarizarnos con el ambiente de Fez.

img_20190331_1550529128395329940869567.jpg

Día 2: Visita a Fez

El segundo día ya sí que exprimimos Fez al máximo, visitando todos sus rincones. Primero fuimos por la zona más cercana al río en busca de las curtiderías. Para ver las curtiderías tendrás que subir a alguna de las tiendas donde venden el cuero, nosotros de hecho, subimos a dos diferentes (para poder ver dos perspectivas). Recorrimos cada esquina de la Medina y nos metimos en las Madrassas (cómo me gustan las Madrassas). Además, cuando empezó a atardecer, subimos a las tumbas Merenid a disfrutar de las vistas de la ciudad desde lo alto, aunque en seguida tuvimos que bajar por lo mucho que empezó a llover.

 

Día 3: Visita a Meknes y Volubilis

El tercer día (que ya vimos que no nos iba a llover como nos llovió los primeros) visitamos la ciudad romana de Volubilis. Teníamos la opción de coger una excursión desde Fez pero nos gustó más la idea de probar a llegar por nuestra cuenta hasta Meknes y Volubilis. Llegamos sin problema en tren hasta Meknes y ahí buscamos un taxi que nos llevará a Volubilis y nos esperara hasta que saliéramos. Volubilis nos gustó muchísimo pero Meknes (que lo visitamos después) tampoco se quedó corto. Comimos un cuscús delicioso y pudimos disfrutar de su tranquila Medina y hablar con la gente de las tiendas un buen rato (un encanto de ciudad y de gente, de verdad). Volvimos a cenar a Fez después de pasar el día en estas ciudades.

 

Día 4: Último paseo por la Medina y vuelta a casa.

Nuestro vuelo de vuelta salía a las 2 de la tarde así que no teníamos mucho tiempo para hacer muchas cosas. El último día simplemente lo aprovechamos para dar una última vuelta por la medina de Fez y disfrutar de su ambiente (os prometo que podría tirarme tres días enteros simplemente dando vueltas por su medina).

Desde Fez tienes muchas más opciones a parte de lo que nosotros hicimos, por ejemplo hay gente que visita Chefhauen (la ciudad azul) desde Fez, pero eran unas cuatro horas de ida y otro tanto de vuelta así que decidimos dejar la ciudad azul para otra ocasión (aunque me muero de ganas por volver a Marruecos y visitarla).

Anuncios